Robots gigantes y bares con videojuegos: un viaje por el Japón más tecnológico

Conocer los templos de Osaka o cenar ‘sushi’ son cosas que un viajero debe hacer en el país nipón, pero si hablamos de un ‘geek’ de manual es probable que prefiera buscar chollos en Hard Off o Beep y pasar la noche jugando al Mario Kart con un volante de verdad. El bloguero y ‘youtuber’ español David Boscá, que lleva varios años viviendo en el país del sol naciente, publica un libro dedicado al turista friki.

Anuncios

De viaje: Almadén

La localidad de Almadén, en la provincia española de Ciudad Real, es famosa por sus minas de mercurio y cinabrio, ya explotadas por los romanos cuando estuvieron en la península ibérica. En la actualidad, existe la posibilidad de descender por ellas, como hicieron muchos esclavos y trabajadores durante siglos. Un atractivo turístico muy interesante que Almadén completa con edificios que forman parte de esta particular historia, como el hospital, la plaza de toros o la antigua cárcel. De ellos serán de los que hablemos hoy.

Museo hospital minero de San Rafael

Real hospital de mineros de san Rafael, en Almadén

Construido a mediados del siglo XVIII, fue el primer hospital creado expresamente para tratar una enfermedad laboral. En él se internaba a los afectados por hidrargirismo. Actualmente, está ocupado por una exposición sobre la minería y las funciones del hospital en la localidad. En ella destaca una máquina que nos permite comprobar los efectos del hidrargirismo en la escritura así como una reproducción de las celdas y de las habitaciones de los enfermos. Merece la pena pasearse por el patio, que recuerda a los jardines andaluces.

Plaza de toros

plaza-toros-almadenTambién de mediados del siglo XVIII, lo que más llama la atención de la plaza de toros de Almadén es su planta hexagonal, única en el mundo. En el interior todavía se festejan corridas de toros y se celebran festivales de teatro. Surgió de unas antiguas viviendas donde se alojaban las familias que explotaban las minas y que ahora se han reconvertido también en un hotel y una oficina de turismo.

Museo histórico minero “Francisco Pablo Holgado”

Los amantes de los minerales tienen aquí una gran colección donde, cómo no, el mercurio es uno de los protagonistas. Está ubicado en la actual Escuela Universitaria Politécnica de Almadén, donde también se encuentran las ruinas de la cárcel de forzados. Un montaje audiovisual cuenta las precarias condiciones de vida de estos trabajadores.

Para saber más:

Imágenes: WikimediaBlog de Víctor

De viaje: “La Sebastiana” de Pablo Neruda

English: La Sebastiana, Pablo Neruda's house i...
Vista exterior de “La Sebastiana”, la casa de Pablo Neruda en Valparaíso. (Crédito: Wikipedia)

El poeta Pablo Neruda tenía tres casas en Chile, su país natal, reclamo para miles de turistas atraídos por su obra y su persona. Una de ellas es “La Chascona”, que se encuentra en Santiago de Chile; otra es Isla Negra, en el lugar del mismo nombre; y la última es “La Sebastiana”, en Valparaíso.

Ubicada en los cerros históricos protegidos por la Unesco, Neruda inauguró “La Sebastiana” en septiembre de 1961. Dos años antes había pedido a unas amigas, Sara Vial y Marie Martner, que le buscaran una casa en la ciudad “para vivir y escribir tranquilo”, ya que estaba cansado de Santiago. Estas eran las características que debía tener, según la información que aporta la propia fundación que gestiona el lugar:

No puede estar ni muy arriba ni muy abajo. Debe ser solitaria, pero no en exceso. Vecinos, ojalá invisibles. No deben verse ni escucharse. Original, pero no incómoda. Muy alada, pero firme. Ni muy grande ni muy chica. Lejos de todo pero cerca de la movilización. Independiente, pero con comercio cerca. Además tiene que ser muy barata.

Finalmente, sus amigas dieron con la que parecía la casa idónea, una edificación aún en construcción: en 1949, un español, Sebastián Collado, falleció sin poder ver terminada la obra de un caserón que contaba con unas vistas increíbles del puerto de Valparaíso.

Neruda decoró a su gusto “La Sebastiana”, llamada así en honor a ese primer propietario que no la pudo disfrutar: la inundó de motivos navales  y dispuso que hubiera amplias terrazas. Sus fiestas de Nochevieja, iluminadas por los fuegos artificiales, eran destacadas.

Los visitantes de “La Sebastiana” pueden imaginarse cómo eran esas fiestas y disfrutar de las vistas recorriendo las estancias de la casa, donde también se descubre la afición de Neruda por preparar cócteles y por coleccionar mapas antiguos y marinas.

Más sobre Chile: