Playa

Grumari

Posted on Actualizado enn

praia-playa-grumari-rio-de-janeiro (3)
Ya lo decía hace unos días: hay más playas en Río además de Copacabana e Ipanema. En la zona oeste de la ciudad se encuentra la preciosa Grumari, a la que solo se puede llegar en coche o andando. Por no pasar, no pasan ni los autobuses que se detienen antes en la diminuta Prainha. Entre ambas puede distar una caminata de unos 20-30 minutos. Todo ello en medio de un parque natural, que impide construir edificaciones. Un pequeño pedazo de paraíso.

Grumari destaca, al igual que algunas playas de Ilha Grande, por su paisaje, su limpieza y sus olas. Y si encima están (casi) vacías, mejor que mejor. En Españoles en Río dan más detalles de Grumari y Prainha.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

De viaje: Ilha Grande

Posted on Actualizado enn

Vila do Abraão, en Ilha Grande

No todo en Río de Janeiro son las playas de Copacabana e Ipanema, el Pan de Azúcar o el Corcovado. A menos de cinco horas de la ciudad y dentro del estado del mismo nombre, hay un trozo de paraíso casi virginal donde se pueden encontrar bellas playas en el lugar que antes ocupaba una prisión. Se trata de Ilha Grande.

Numerosos servicios de autobús conectan todos los días Río de Janeiro con Mangaratiba o Angra dos Reis, las poblaciones que llevan a Ilha Grande a través de baratas barcos o algo más caros catamaranes y otras embarcaciones. Desde aquí se llega a Vila do Abraão, un pequeño pueblo repleto de posadas y empresas que ofertan paquetes para conocer las distintas playas de la isla o simplemente dar paseos por el mar.

A algunas playas se puede llegar caminando, como es el caso de Dois Rios, tras un sendero de unos once kilómetros de recorrido. Estuve en ella un jueves y apenas éramos veinte personas en toda la arena. Es recomendable llevar la comida y la bebida. Cerca de Dois Rios se encuentra la antigua cárcel, la Colônia Penal Cândido Mendes, que ahora expone la historia del propio centro y las manualidades que hacen los lugareños para reciclar la basura.

Playa de Dois Rios, en Ilha Grande Playa de Dois Rios, en Ilha Grande

Más populosa y también más espectacular es Lopes Mendes, ideal para los amantes del surf por sus enormes olas.

Playa de Lopes Mendes, en Ilha Grande

Otros atractivos de Ilha Grande son la subida al Pico do Papagaio o la Cachoeira da Feiticeira.

Cómo llegar en autobús desde Río de Janeiro

Los autobuses de Costa Verde salen de la Rodoviária Novo Rio hacia Angra dos Reis en varios horarios por 42 reales (unos 16 euros). Desde allí, se puede tomar un taxi o ir andando hasta el Cais do Lapa, de donde salen las barcas más baratas. Para ello hay que estar atento a los horarios.

Río de Janeiro desde la Piedra del Arpoador: Atardecer

Posted on Actualizado enn

Cada atardecer, decenas de personas se reúnen en la Piedra del Arpoador, en Ipanema, para contemplar el atardecer de Río de Janeiro. La piedra y la playa cercana reciben el nombre de los arponeros que, en la antigüedad, pudieron cazar ballenas en la zona. Estas imágenes corresponden al atardecer del pasado lunes 7 de enero:

ipanema-arpoador (2)

ipanema-arpoador (3)

El morro Dois Irmãos y la favela de Vidigal

ipanema-arpoador (4)

La playa de Ipanema. Al fondo a la derecha, el Cristo Redentor.

ipanema-arpoador (5)
ipanema-arpoador (6)

“Pildoras brasileñas” no ha terminado, pero es que ya no daba como para publicarlo todas las semanas. Cuando haya una nueva entrega volverá a aparecer los miércoles.

Réveillon en Copacabana

Posted on Actualizado enn

Fuegos artificiales en el Réveillon de Río de JaneiroCumplimos con la tradición: vestíamos una prenda blanca al menos, si no todo el cuerpo. La playa de Copacabana estaba a rebosar: la Policía Militarizada calculó 2,3 millones de personas. No llovió, lo que fue una suerte, ya que normalmente la gente suele empaparse en esta fecha.

Entramos en 2013. Y comenzaron los fuegos artificiales.

Tras ellos, saltamos sobre siete olas, como manda la (otra) tradición. El Atlántico traía a la arena las flores que los cariocas habían arrojado horas antes a Yemanjá.

Luego siguió la música, muy variada. La temperatura era la idónea: no hacía calor, no hacía frío, corría un ligero viento muy rico. Nos volvimos a meter en el agua, que seguía escupiendo flores.

Feliz Año Nuevo a todos.

Brasil celebró el Año Nuevo con fiestas multitudinarias
Río de Janeiro recibe el año de los grandes eventos (en portugués)

Imagen: G1