Píldoras brasileñas

Píldoras brasileñas (XV)

Posted on Actualizado enn

Imagen de la playa de Ipanema, con el morro Dois Irmãos de fondo

Ipanema. Playa. Fútbol, voleibol. Cuerpos desnudos, fibrosos, moldeados.  Pasear junto o en la playa es un placer para la vista y una alegría para la mente. El viernes ya será verano. A lo lejos, el morro Dois Irmãos.

Imagen: Guias de Trilias no Rio de Janeiro

Anuncios

Píldoras brasileñas (XIV)

Posted on

Río de Janeiro

Un día tenemos cuarenta y dos grados. Al siguiente está muy nublado: se avecina tormenta. Al otro, efectivamente, llueve, aunque no tanto como uno se podía haber pensado. Así ha sido Río de Janeiro estos últimos días: el sábado te estás quemando los hombros en Ipanema, con más de treinta grados antes de las diez de la mañana, y el domingo te empapas con un calabobos.

Imagen: Credix Viajes

Píldoras Brasileñas (XIII)

Posted on

Atardecer en Río de Janeiro

¿A qué hora comenzamos a decir Buenas noches en España? En verano, a eso de las ocho y media o nueve de la noche, todavía está claro el cielo y puede resultar extraño. Pero en invierno tampoco es normal hacerlo a las siete (¿de la tarde/de la noche?), cuando el cielo ya se cerró. En Río, a las siete de la tarde, ya es Boa noite, esté oscuro como hace unas semanas o con el día todavía resistiéndose a desaparecer.

Imagen: Río de Janeiro – Cidade Maravilhosa

Píldoras brasileñas (XI)

Posted on

Tiempo primaveral. Atardece más tarde y las calles de Río de Janeiro ya se sienten como las de Madrid cuando la tarde empieza a caer. A esas horas, las aceras y los gigantes edificios de la ciudad invitan a estar allí y no dentro.

Imagen: Interior del Centro Cultural Banco do Brasil, en Río de Janeiro