Facebook

Por qué eres incapaz de cerrar Facebook aunque sepas que estás perdiendo el tiempo

Posted on Actualizado enn

Hora de acostarse, que mañana hay que madrugar… Pero vamos a echar el último vistazo a Facebook. Quizá no tengas notificación alguna, pero un amigo ha publicado una nueva foto o compartido una actualización de Cabronazi. O si no, una de las páginas que sigues acaba de lanzar un concurso. Vamos a probar suerte.

Ahora Facebook te sugiere entrar a una nueva página. Y pinchas. Quizá le des a “me gusta”, quizá no. Mientras tanto, te ha llegado un nuevo mensaje. Y justo cuando lo respondías y te ibas, alguien ha dejado un comentario en tu muro. Eh, ¿de qué es ese anuncio que hay en un lateral?

Perdemos mucho tiempo en internet y el diseño es culpable de ello. Es algo sobre lo que nos hace reflexionar Network Effect, un proyecto artístico impulsado precisamente por uno de los primeros responsables de software de Instagram, Gregor Hochmuth.

El internauta solo puede pasar un determinado periodo de tiempo en Network Effect, con el fin de evitar que se distraiga de otros placeres u obligaciones. Dicho periodo viene determinado por el lugar de donde proceda su IP. Por ejemplo, desde España son 8 minutos y 7 segundos al día, calculados según la esperanza de vida media (81,2 años). Una vez pase este tiempo, “tu acceso se bloqueará durante un día, para que puedas regresar a tu vida”, reza la web.

Y mientras corre el reloj, ¿qué podemos hacer en Network Effect?

Facebook se apropió de un estándar para acaparar tus datos gracias al ‘Me gusta’

Posted on Actualizado enn

Con el ‘Me gusta’, Facebook recopila datos sobre sus usuarios a los que ellos mismos no pueden acceder. Irónicamente, el botón que puedes encontrar en miles de páginas web está basado en un estándar, el RDFa, con el que se buscaba que las redes sociales fueran más abiertas.

Un reportaje de Hoja de Router.

Me gusta

Zuckerberg y su torpe intento de comprar Twitter: “Es raro, pero sigámosle el rollo”

Posted on Actualizado enn

A finales de 2008, Twitter comenzaba a dar sus primeros pasos firmes en la Red. Su consejero delegado, Ev Williams, se reunió con su homólogo de Facebook para charlar sobre una posible adquisición, aunque los del pájaro azul no estaban dispuestos a aceptarla. El encuentro narrado por uno de los protagonistas, Biz Stone, no deja muy bien parado a Mark Zuckerberg.

De la Antigua Roma al ‘hashtag’: breve historia de la almohadilla

Posted on Actualizado enn

Almohadilla

Cuando los teléfonos fijos comenzaban a languidecer y los móviles con pantallas táctiles despertaban a la vida, un símbolo desaparecía con ellos: la vieja y querida almohadilla. Esas cuatro barras cruzadas en forma de rejilla nos servían (bueno, aún nos sirven) para pedir servicios especiales o ejecutar órdenes. Justo cuando parecía que nos íbamos a olvidar de ella, llegó Twitter y le dio un nuevo uso: las etiquetas (‘hashtags’ en inglés). Sin embargo, la almohadilla tiene una larga historia, que va más allá de de teléfonos y redes sociales.

Imagen de Lenore Edman