Tecnología

Juergas, paneles y ‘software’: así nació el millonario sueño solar de Elon Musk

Posted on Actualizado enn

“Tuvimos durante casi diez años una norma general en contra de invertir en empresas de tecnologías limpias […] Pero a nivel concreto, parecía que Elon tenía las dos firmas de tecnologías limpias más exitosas de Estados Unidos. Preferíamos considerar que se trataba de pura chiripa”. Quien dice esto es Peter Thiel, cofundador de PayPal, el primer gran éxito de Elon Musk, e inversor de capital riesgo. Thiel se equivocó un poco. Mientras Musk apoyaba a sus primos en una aventura relacionada con la energía solar, estaba incentivando también sus propios negocios. Esta es la historia.

Anuncios

El Street View que inventaron los británicos veinte años antes que Goog

Posted on Actualizado enn

El británico Alex Mansfield tenía 7 años cuando participó en un ‘maypole’, un palo como los de la cucaña y decorado con cintas ante el que se baila y que forma parte de una tradición muy arraigada en Reino Unido y Escandinavia. Alguien le hizo una foto y la mandó a la BBC. Esta imagen, como muchas otras, unos singulares recorridos virtuales y otros servicios, formaron parte del Domesday, una actualización muy particular del primer censo del país.

Robots gigantes y bares con videojuegos: un viaje por el Japón más tecnológico

Posted on Actualizado enn

Conocer los templos de Osaka o cenar ‘sushi’ son cosas que un viajero debe hacer en el país nipón, pero si hablamos de un ‘geek’ de manual es probable que prefiera buscar chollos en Hard Off o Beep y pasar la noche jugando al Mario Kart con un volante de verdad. El bloguero y ‘youtuber’ español David Boscá, que lleva varios años viviendo en el país del sol naciente, publica un libro dedicado al turista friki.

Prestel, la internet británica que se adelantó a su tiempo y fracasó

Posted on

Allá por los años 80, una especie de televisores se conectaban a la red telefónica y ofrecían servicios que ahora nos suenan tan comunes como el correo electrónico o la compra ‘online’ con entrega a domicilio. Aunque no fue muy popular, debido al alto coste de las terminales, un ataque que logró colarse en la cuenta del mismísimo duque de Edimburgo hizo que se empezaran a legislar los delitos informáticos en Reino Unido. Esta es su historia.