Este hombre hace fotos a cada instante de su vida para trolear al FBI

Junio de 2002. El artista estadounidense Hasan Elahi entra en su país tras un viaje. Lo hace a través del aeropuerto de Detroit, en el que unos agentes lo detienen. Lo acusan de guardar explosivos en un almacén alquilado de Florida, donde vivía entonces. Los días siguientes le preguntan dónde estaba el 11-S. Presuntamente lo delatan su nombre árabe (Elahi es de origen bangladesí) y que hubiera pagado su último alquiler en persona el día 12 de septiembre. Había entrado en una lista de vigilancia: creían que era un terrorista.

Hasan tiene pruebas de todo. Su PDA se convierte en su mejor aliado, sobre todo para explicar dónde estaba el día 12: paga el alquiler, tiene una tutoría con una alumna, da clases… Y así con varios días. “Le leí [a un agente del FBI] como unos seis meses de mi calendario”, afirmó en una charla TED. Pero no basta: tiene que pasar por nueve sesiones de polígrafo y varios interrogatorios. Por si sirve de algo, Hasan asegura que no habla árabe. Afortunadamente, el artista es liberado, pero la inteligencia estadounidense le pide algo: que informe continuamente de su paradero.

Hasan lo hace. Lo sigue haciendo más de 13 años después. Primero, llamando y explicando a dónde se pensaba trasladar (viajaba con frecuencia); luego, con correos electrónicos con imágenes adjuntas. Hasta que decidió dar un paso más. Para ello, qué mejor que disparar fotos de donde se encuentra a cada momento. Hasta la saciedad. Y colgarlas todas en internet, desde 2003. Con sus coordenadas.

Camas en las que Hasan Elahi ha dormido

Anuncios

Un cibercriminal de 20 años se convierte en la pesadilla de los bancos brasileños

Desarrollar troyanos que otros utilizan para robar grandes cantidades de dinero y presumir de ello en las redes sociales, sin disimulo, porque el potencial castigo es tan liviano que no ejerce disuasión alguna. Esta situación descorazonadora se está viviendo en Brasil, donde una investigación de la firma de seguridad informática Trend Micro ha destapado al supuesto creador y vendedor de más de 100 programas maliciosos que comprometieron los sistemas informáticos de varias entidades bancarias del país.