De viaje: Uruguay (I)

Uruguay es un país tranquilo y precioso que merece la pena conocer. La tierra de Mario Benedetti o Jorge Drexler ofrece muchos atractivos al turista que suelen pasar desapercibidos entre sus dos vecinos, Brasil y Argentina. Buena carne, tranquilas calles y variadas opciones de turismo pude encontrar allí cuando estuve de visita la semana pasada. Comienzo por la capital, Montevideo.

Montevideo

Fundada por Bruno Mauricio de Zabala, Montevideo se asienta en uno de los márgenes del Río de la Plata. Sus calles conjugan los restos de la ciudad amurallada con numerosos edificios de estilo ecléctico o art déco. Entre museo y museo, se puede degustar su deliciosa carne o comprar un recuerdo en alguno de sus mercados de artesanía. ¿Qué se puede ver en la ciudad de Juan Carlos Onetti?

Ciudad Vieja

La Ciudad Vieja, desde la peatonal Sarandí

La Ciudad Vieja es lo que queda dentro de la antigua muralla que protegía Montevideo hace casi tres siglos. El recorrido se puede comenzar desde los restos de la Puerta de la Ciudadela. De allí se camina, en dirección contraria a la Plaza de la Independencia, por la peatonal calle Sarandí, donde hay un mercado de artesanía. Merece la pena pasear por sus calles y admirar muchos de sus edificios.

Museo Torres García

Al poco de comenzar nuestro paseo por la peatonal Sarandí podemos encontrar uno de los atractivos del barrio, el Museo Torres García, dedicado a la obra del pintor y diseñador de juguetes Joaquín Torres García (1874-1949). Su obra se enmarca en una corriente que él mismo denominó “universalismo constructivo” y que está encajada en la influencia que recibe de las vanguardias artísticas de comienzos del siglo XX.

Dos de las plantas del museo guardan una interesante colección permanente que recorre su vida, en la que llegó a pintar unos frescos para el Palau de la Generalitat de Cataluña o se dejó influir por la frenética Nueva York de los años 20. Mientras, en la tercera y cuarta planta había una exposición dedicada al escultor Eduardo Díaz Yepes, también muy interesante. Todo ello se complementa con actividades culturales.

Merece la pena visitar el Museo Torres García para adentrarse en la obra de estos dos uruguayos tan poco conocidos y con una producción tan fascinante. La entrada cuesta 70 pesos uruguayos (2,8 euros).

Mercado del Puerto

Carne a la brasa en el Mercado del Puerto, en Montevideo

Una de las mejores carnes que he probado nunca, si no la que más, fue en Cabaña Verónica, en el Mercado del Puerto, al lado del Museo del Carnaval (del que hablaremos más tarde). De estilo ecléctico, en su interior hay numerosos restaurantes donde es obligatorio probar alguno de sus cortes de carne a la brasa. Además, también se puede probar el medio y medio, una especie de cava dulce. El que tiene más fama es el de Casa Roldós. Recomendable.

Un puesto del Mercado del Puerto, horas antes de que llegaran los primeros comensales

En la salida te puedes encontrar cosas como esta:

Museo del Carnaval

Montevideo presume de tener el carnaval más largo del mundo, de 40 días de duración. Su historia, en la que tienen que ver inmigrantes gaditanos, se cuenta en el Museo del Carnaval, al lado del Mercado del Puerto y enfrente del edificio de Aduanas. En él se pueden ver disfraces, la historia de algunas agrupaciones, y la influencia de los ritmos africanos del candomble. La entrada es gratuita los martes.

Catedral Metropolitana

La Catedral Metropolitana o Iglesia Matriz es de estilo neoclásico español.

Anuncios

3 comentarios sobre “De viaje: Uruguay (I)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s