Bem-vindos a Rio de Janeiro

Posted on Actualizado enn

Compruebas que Río de Janeiro es una ciudad de contrastes desde el momento en que sales del aeropuerto, tomas el autobús que te lleva a la ciudad y comienza a recorrer las carreteras que circunvalan la ciudad y las calles que la conforman. Según avanza y antes de adentrarse en la jungla de edificios de variada construcción, puedes ver casas de grandes bloques de ladrillo, donde deduces que viven los más humildes. Después, vienen grandes edificios industriales, mientras que de fondo, en la oscuridad de la noche, crees divisar el Morro Dois Irmãos.

El autobús ya entra en Río de Janeiro. Ya es de noche. La ciudad maravillosa (no lo digo yo, lo dicen sus habitantes, que la llaman la cidade maravilhosa) muestra al recién llegado múltiples diferencias entre los edificios de oficinas, las grandes edificaciones al estilo de las madrileñas como una antigua sede del Banco Central do Brasil o el Theatro Municipal e inmuebles en plena decadencia que recuerdan un pasado de origen portugués. En las calles se aglomera la gente que espera el autobús (mucha, muchísima), que camina a saber dónde o que pasea al perro. Entre las numerosas sucursales del Banco Santander que me cruzo se encuentran puestos de comida rápida donde, si me entra morriña, podré comprar churros.

¿Churros rellenos de dulce de leche? ¡Eso hay que probarlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s